lunes, 23 de abril de 2012

Constitucion del Cultus Deorum Romanorum - Costa Rica (CDR-CR)

Somos una organización religiosa y cultural sin fines de lucro, que está inspirada y sujeta a la tradición de la antigua Roma y su ámbito de influencia cultural (entiéndase por el Mundo Mediterráneo).

Representamos un movimiento religioso nuevo y a la vez antiguo, pues somos los pioneros en traer el culto de Roma a este país, sin embargo al mismo tiempo es un culto ya antiguo respaldado por siglos de tradición y herencia cultural. Somos a la vez, portadores de la cultura clásica en el estudio de su historia, filosofía, ciencia y política. Pretendemos con esto restaurar las antiguas prácticas religiosas de Roma y su cultura. 

El Cultus Deorum es una reconstrucción lo más fiel posible del antiguo culto a los Dioses Romanos, omitiendo aquellas partes consideradas ofensivas a la sensibilidad del mundo moderno como los sacrificios de sangre con animales, substituyéndolos por libaciones u ofrendas de frutos y plantas a los Dioses.

Somos un culto “politeísta” por tanto creemos en varios Dioses, al mismo tiempo damos la libertad de ejercer otros cultos simultáneamente con practica el Cultus Deorum, siempre y cuando estos no ofendan o denigren la espiritualidad romana. Esto significa que el participante puede participar al mismo tiempo de otras formas paganas de fe, o no paganas, pues el cristianismo y el judaísmo están también aceptados, ya que convivieron conjuntamente dentro del marco histórico-cultural del Culto Romano.  

Como comunidad religiosa somos, autocéfalos e independientes donde solo reconocemos como iguales aquellas otras organizaciones e instituciones reconstruccionistas romanas y no romanas (Kemetismo, Helenismo, Druidismo, etc), y que en todo caso solo respondemos ante las instituciones tradicionalistas como Nova Roma, C.P.H.R. ó Traditio Romana Agli Dei entre otras. Cualquier otra organización nacional o extranacional que se autodenomine “pagana” o pretenda ser representante del paganismo, pero que no sea reconstruccionista queda fuera de toda materia y competencia nuestra, por tal no es reconocida por el Cultus Deorum.

Todos los estatutos en cuanto a religión, ritos y costumbres quedan dictaminadas por la tradición escrita de los padres de la lengua latina en tiempos clásicos, y las modificaciones  solo se admiten cuando la tradición es impedida por las normativas ya establecidas en el mundo contemporáneo de hoy o sean contrarias a las leyes del Estado en donde se habite.