viernes, 14 de marzo de 2014

Conceptos Básicos de Nuestra Fe

La creencia se fundamenta en 12 Dioses principales, los "Dii Consentes" luego siguen otros 10 Dioses que son importantes pero no están dentro de la corte celestial de los Dii Consentes, luego sigue una veintena más de Dioses secundarios y un número similar de Deidades locales, familiares y hasta personales.
Entre las deidades locales están los famosos "Genios". Los genios pueden ser los de una ciudad en específico, una familia como el caso de los Lares, Manes y Penates, hasta el "Genio Personal" que es el de uno, el que nos acompaña desde el momento del nacer hasta la muerte, (de ahí supongo que la Iglesia tomó el concepto de ángel de la guarda).

La religión se basa en la "Pietas" que es la devoción a los Dioses y en la "Religio" (pronunciado reliyio) que es la práctica constante del ritual o del convenio entre los Dioses y el Hombre. En conjunto la Pietas y la Religio conforman al Cultus Deorum (Culto de los Dioses)

Pietas no debe de confundirse con “piedad extrema” o “ser un santurrón” pues la atención constante y extrema a los Dioses, no era bien vista por los romanos tampoco, pues era catalogada como “supertitio” o sea que se ha pasado de la raya en la practica religiosa, cayendo en el fanatismo y la superstición. (Como hicieron los cristianos, que se les acusó de “Supertitio Malefica”)

Hay dos formas de practicar el Cultus Deorum, una es la Sacra Privata (culto domestico) y la Sacra Publica (culto estatal)

Sacra Privata es practicado en la privacidad del hogar donde el Pater Familias, o sea el hombre mayor de la familiar o la cabeza de familia hace las funciones de Sacerdos Familae (El Sacerdote Familiar), a él están depositadas todas las responsabilidades del hogar tanto económicas como religiosas, es el encargado de realizar los rituales y festividades de la familia para con los Dioses.

Sacra Publica es la practicada por el estado, los grandes festivales, en los templos y por funcionarios del gobierno como los magistrados, pontífices y demás, es responsabilidad del gobierno el mantener la paz entre el Estado y los Dioses.

De estas dos formas de culto, solo sobrevive la Sacra Privata, pues es la única que por el momento se puede realizar, ya que el número de Cultores y Cultrixes en el mundo no alcanza ni para una pequeña ciudad, como para movilizar un número tan grande de personas ni recursos.

De todas formas el Cultus Deorum actual lo que pretende es retornar a las verdaderas raíces de la religión romana, a la época anterior a los grandes templos, y más bien remontándose a la época casi mítica de la fundación de Roma como una pequeña aldea de pastores guerreros, cuyos Dioses estaba representados en las fuerzas de la naturaleza, y cuyos templos no eran más que un círculo trazado en el campo o en las encrucijada de los caminos rurales.

La región actual se basa mucho en las practicas domesticas romanas, pues estas fueron las iniciales, en la Roma primitiva solo existía el culto doméstico, el culto a los espíritus de la naturaleza, los Dioses que no tenían ni forma ni rostros, solo eran fuerzas a los que llamaban Numina. Mucho antes de que la sofisticación griega invadiera la religión romana, este era el culto que se practicaba, el culto a los Lares Familiares también, que son los espíritus de los ancestros de la familia.

La religión romana se centra mucho en la familia más que en el individuo, el culto a los muertos, antepasados e incluso el culto a la tierra en donde se habita, a la casa misma y hasta al fuego dentro de la cocina todo es sagrado. Los Dioses conviven con nosotros dentro de nuestra propia casa, no en un lejano templo hecho de piedra a escuchar lloriqueos y suplicas de la gente.

Ellos conviven en el día a día con nosotros. Saben las preocupaciones de ama de casa, las luchas del padre para traer el sustento. Las metas y luchas de los hijos por abrase paso en la vida. Los Dioses saben a qué huele nuestro pan en el horno, que tipo de comida nos gusta, que objetos atesoramos en nuestros armarios. Así son los Dioses Romanos.
 Así los percibían ellos y así es como los Cultores debemos de hacerlo y de enseñarlo.

La religión romana se caracteriza también por ser ortopractica y no ortodoxa.

En la ortodoxia, una religión está sujeta a una serie de lineamientos casi inamovibles e inalterables donde el hombre debe de ajustarse a estos lineamientos así como su estilo de vida y demás, sin importar las necesidades de este, o de las particularidades de su situación tanto personal como social. Un ejemplo claro son las religiones abrahánicas o uno más quizás más conocido por nosotros sería la Wicca Gardneriana y demás tradicionalistas de corte hermético.

En la ortopraxia una religión debe de ser pragmática, o sea ajustarse a las necesidades del hombre, para que sea acorde al lugar y época en que se encuentra. Ese paradigma es el que nos da la base para que el Cultus Deorum se pueda adaptar correctamente al mundo moderno de hoy, sin perder nunca su esencia, donde se ha dejado de lado la idea del sacrificio sangriento por el de sacrificio personal y simbólico. Donde las ofrendas de sangre fueron substituidas por libaciones, vegetales, frutos, semillas y otros alimentos.

Bajo ningún concepto esto debe de ser confundido por eclecticismo, el adoptar cosas externas está prohibido, es solo buscar equiparar lo ya existente en el culto romano. Esto quiere decir que se permite el sincretismo religioso pero desde la base teológica romana y desde el punto de vista de buscar una equivalencia de lo externo con lo que ya se tiene dentro.