lunes, 21 de abril de 2014

Un día como hoy 21 de Abril

Según la leyenda un día como hoy, 21 de Abril pero del año 753 a.C. (hace 2767 años) es fundada a orillas del Río Tiber, una pequeña aldea etrusca poblada por pastores guerreros.
Hoy en honor a su celebración de cumpleaños les traigo un breve resumen sobre la leyenda de su fundación. Luego en otro post pondré el “otro punto de vista”, el histórico sobre este peculiar hecho.

Ojala les entretenga:

La leyenda nos cuenta que luego de la destrucción de Troya, un pequeño grupo de sobrevivientes lograron escapar a tiempo de la destrucción y se embarcaron a los mares en busca de un nuevo sitio a donde asentarse y fundar una nueva ciudad, ese grupo de troyanos era encabezados por Eneas, de quien se decía era hijo de la Diosa Venus. Eneas junto a sus hombres navegaron por mucho tiempo por los mares donde vivieron muchas peripecias y desventuras, se detuvieron un tiempo en la Fenicia Cartago donde conoció a la reina Dido. Al inicio todo marchó bien y hasta estuvo a punto de casarse con ella, pero su destino era encontrar un lugar propio para su pueblo, no ser huéspedes de una reina, así que Eneas decidió continuar con su búsqueda de un nuevo lugar para su pueblo. Se marchó de Cartago, donde desconsolada la reina Dido se suicida. Más tarde una tempestad arrojó el barco de Eneas a las costas de una tierra extraña, llamada “Italia” allí los troyanos se adentraron en los dominios de un rey llamado “Latino” y de cuyo nombre tomó la región que gobernaba: “El Lacio”. Pronto estalló un combate entre los troyanos invasores y los aborígenes, finalmente al ver lo buenos guerreros que eran los troyanos el rey Latino concertó una tregua con Eneas. Al escuchar el triste relato de todos los sufrimientos que pasaron Eneas y sus hombres luego de perder su patria, el rey Latino se compadeció de ellos y les invito a quedarse a vivir con ellos y para que Eneas no se sitiera como un extranjero le ofreció a su hija Lavinia en matrimonio y así la sangre de los troyanos se uniría a la de los latinos. Luego de eso Eneas para no incomodar mucho a su suegro decide fundar una ciudad con nombre de “Lavinia” en honor a su esposa. Al poco tiempo de este matrimonio nace un hijo al que le llamaron Ascanio.

Tiempo más tarde se fue consolidándose la unión entre los troyanos y los aborígenes del Lacio hasta aplicar el nombre de “latinos” a todos por igual. Luego de esto, Turno el rey de los rútulos (otra tribu italiana) se levanta en armas contra Latino y Eneas, pues la princesa Lavinia le había sido prometida a él primero y consideraba que Eneas siendo extranjero había usurpado su derecho. En la batalla que sobrevino los latinos salen victoriosos pero el rey Latino perde la vida. Turno y los rútulos al ser derrotados buscan alianza con Mecencio, rey de los poderosos etruscos que gobernaba en la ciudad de Caere que era grande y rica. Nuevamente surge una segunda batalla donde Eneas sale victorioso, pero finalmente muere. Lavinia al verse viuda y no tener más el aparo de su padre, decide tomar la regencia del reino con firmeza mientras su hijo Ascanio alcanza su mayoría de edad. Se dice que durante los años en que ella gobernó, su fuerza de carácter fue tal que ni los etruscos ni los rútulos osaron invadir los territorios que fueron de su padre y de su esposo, preservando así el Estado Latino para su hijo Ascanio. Finalmente logran concertar un tratado donde se fija la frontera en el rio Albula (hoy Tiber) y de ahí en adelante esa sería la frontera entre los etruscos y los latinos.

Al crecer Ascanio y ver que su madre había administrado también su reino y hacer muy prospera su ciudad, deja para ella la ciudad de Lavinia, para que la gobierne a su comodidad, mientras que él decide fundar otra en las laderas de las colinas Albanas y como se extendía a lo largo de estas la nombró “Alba Longa”


 


Ascanio fue sucedido por su hijo Silvio, que de casualidad nació en el bosque, Silvio fue el padre de Eneas Silvio, quien a su vez engendró a Latino Silvio. El fundó varias colonias a lo largo de todo el Lacio extendiéndose así las tribus latinas. El sobre nombre del “Silvio” era común entre todos los reyes de Alba Longa, así tenemos pues que de Latino Silvio nació Alba Silvio, quien luego vino Atis, luego Capis, luego nació Capeto, de quien nació Tiberino, quien se ahogara en el cruce del río Albula y de ese hacho tomara el nombre de río Tiber. Luego vino su hijo, Agrippa, tras él su hijo Rómulo Silvio. Luego su hijo Aventino, cuyo santuario estaba en la colina que lleva su nombre y ahora es parte de la ciudad de Roma. Fue sucedido por Proca, quien tuvo dos hijos, Numitor y Amulio. A Numitor, el mayor, le legó el antiguo trono de la casa Silvia. Sin embargo su hermano Amulio usurpó el trono, expulsó a su hermano. Añadiendo crimen sobre crimen, asesinó a los hijos de su hermano y obligó a Rea, ultima hija del verdadero rey, a convertirse en virgen vestal, para que de esta forma con el cuento de horrarla, ella no diera hijos a la estirpe de Numitor. Pero un día por ese capricho de los Dioses, el Dios de la guerra, Marte descendió sobre ella y nacieron unos gemelos, Romulo y Remo, pero cuando el usurpador Amulio se entré de lo sucedido, envió a Rea a prisión y ordeno que los gemelos fueran arrojados al río Tiber. 
 
Como por providencia de los Dioses, en ese momento el Tiber había sufrido una gran crecida y estaba desbordado en sus orillas así que se decidió abandonar a los niños en una cesta, con la esperanza que la crecida del río bastara para ahogarlos, pero el destino ya estaba dado y la corriente los llevó lejos, encallando a 20 kilómetros antes de la desembocadura del río, para más tarde ser encontrados por una loba. La loba los amamantó y cuidó de ellos por un largo tiempo hasta que finalmente fueron encontrados por un pastor, quien los crió como sus hijos. Cuando Rómulo y Remo se hicieron adultos y supieron la verdad de su linaje, se alzan en armas contra el rey usurpador y le dan muerte, liberan a su madre de prisión y restauran a su abuelo Numitor en el trono de Alba Longa.

Después de eso los gemelos deciden fundar una ciudad propia pues consideraban a Alba Longa como una patria extraña. Así que deciden buscar una región más agreste cerca del campo donde ellos se criaron y fueron encontrados por la loba. Finalmente llegan al dicho lugar en las márgenes del río Tiber, pero surge una discusión entre los hermanos, pues Rómulo quería fundarla en el monte Palatino donde los encontró la loba, mientras que Remo quería fundar la ciudad en el monte Aventino a 800 metros al sur. Decidieron entonces consultar a los Dioses. Cada uno se marchó y se plantó en la cima de la colina que habían elegido a esperar los presagios con el amanecer. Tan pronto el alba iluminó el cielo Remo vio volar a 6 águilas, pero a la puesta del sol Rómulo vio 12 águilas. Remo alegaba haber ganado pues había sido el primero en ver las aves, pero Rómulo sostenía que sus aves eran más numerosas, de nuevo sobrevino una discusión fuerte en donde al final Rómulo mató a Remo. Posterior a eso inicio la construcción de la ciudad de Rómulo en el monte Palatino, ciudad a la que llamó “Roma” en su propio honor, dando por fecha el 21 de Abril su fundación.