domingo, 16 de marzo de 2014

En que época de la historia romana se sitúa el reconstruccionismo del Cultus Deorum?

Según los estatutos de Nova Roma, así como de otras organizaciones reconstruccionistas, el Cultus Deorum abarca desde el 753 a.C. (fundación de Roma) hasta el 395 d.C. (Retirada del Altar a la Victoria del Senado Romano)
Pero al estar hablado de un periodo de más de mil años, es demasiado tiempo como para que una religión permanezca sin alteración y no se puede incluir todo, pues esta evolucionó en diversas etapas y filosofías, así que solo se toma un periodo en específico para desarrollar su reconstrucción.
La religión romana de tiempos de los Siete Reyes era sustancialmente diferente a tiempos de César, y esta a su vez era distinta en tiempos de Marco Aurelio, y más aún en tiempos de Juliano.

El consenso general de casi todos los cultores es que el periodo más acertado para reconstruir la Religio Romana en su forma más pura y autóctona, es el de fines de la Monarquía e inicios de la República, pues es el punto donde más se desarrolla la religión dada por Numa Pompilio (el segundo Rey de Roma). La religión de los pastores guerreros, donde el vuelo de aves, el grasnar de los gansos o el vuelo de águilas eran más importantes que la filosofía, y donde la lectura de las entrañas de animales era la forma de interpretar la voluntad de los Dioses.


No se toma en consideración (al menos para la mayoría de los cultores) el periodo de fines de la Republica e inicios del Imperio, como mejor representación del Cultus Deorum, ya que para ese periodo histórico aparte de la influencia del pensamiento helénico y demás cultos importados de las provincias, la religión romana como tal, ya estaba casi muerta, y no en mejor situación que la del cristianismo actual.

La religión romana a inicios del reinado de Augusto, a pesar de todos los sofismos griegos que queramos agregarle, se había convertido en una mímica sin sentido, una serie de actos y posturas carentes de toda devoción por parte del practicante, cuya única utilidad era el mantener un poco la identidad nacional. Eran ritos y costumbres ya vacíos en sí mismos, y donde muchos habían hecho caer en desuso, cambiándose por los nuevos cultos importados tanto de Grecia, Egipto como de Oriente.


Es Augusto el que decide revivir y reivindicar la Religión Romana ancestral y donde inicia todo un proceso de limpieza tanto religiosa, moral, como cívica, donde llega incluso a prohibir el uso de la toga al estilo griego mientras se comercia en el Foro. Él saca a la Religio Romana del pantano en que la inmoralidad de sus funcionarios, así como los juegos políticos de antaño la habían hecho hundir.


Para la época de Marco Aurelio el Cultus Deorum era ya una amalgama enriquecida por las creencias de muchos pueblos diversos del Imperio, donde Isis, Mithra, Serapis, Cibeles, Cernunnos, etc. Ocupaban el mismo lugar junto a Jupiter, Juno, Minerva y Marte. Era una religión que se podría catalogar de un “collage” de creencias y filosofías, en donde las religiones mistéricas de oriente encontraron el caldo de cultivo perfecto para germinar, entre ellas el propio cristianismo.


Más tarde en ya las épocas finales como la de Juliano (el apóstata), la religión romana se trata de organizar en un complejo de cultos, en imitación a la organización del cristianismo y en donde hasta el concepto de monoteísmo ya estaba calando en ella a tal punto que la concepción de diversos dioses se entendía por arquetipos de una misma fuerza divina y donde hasta en algunos casos se incluía al propio Jesús dentro de la corte celestial de Dioses.


De todos estos periodos históricos el que más demuestra la religión romana en su esencia más original, es el periodo Monárquico e inicios de la Republica, no por nada algunos historiadores llamaron a Numa Pompilio el “Salomón de los Romanos”. El resto que surgió luego de ese periodo son agregaciones que se fueron dando.


No está del todo mal el tratar de ajustarse a otro periodo X, si la persona gusta de la filosofía helénica, o dar culto a Isis, Mitra o Serapis, puede hacerlo, ya que el Cultus Deorum permite el sincretismo religioso, del mismo modo en que lo permitió en el pasado, e incluso hasta puede adorar al dios cristiano, sin problema, pues esta religión convivió en el mismo marco histórico que el Cultus Deorum.


Se puede ser cultor, y practicar el mismo tiempo otros cultos como el druidismo, duodecateísmo (helenismo), Kemetísmo (religión egipcia) o alguna otra religión que sea reconstruccionista, siempre y cuando haya existido en el mismo contexto histórico que la religión de Roma, siempre y cuando no ofenda la dignidad de Roma.

sábado, 15 de marzo de 2014

Los Idus de Marzo

Fue en los Idus de Marzo, precisamente hoy un 15 de marzo, pero hace 2058 años, en el 44 a.C. (709 a.U.c.) fue asesinado el gran dictador Cayo Julio César. Magnifico general y gran político, logró reunir todo el poder del Estado Romano en sus manos y así logró alcanzar la paz la convulsa República Romana.
Conquistó partes del Norte de Africa y Asia Menor.
También conquistó la Galia (actual Francia y Belgica), donde derrotó y sometió a los celtas, enemigo acérrimo de Vercingetorix.
Más tarde cruzó el Canal de la Mancha y puso pie en Britania (actual Gran Bretaña), donde derrotó a los britanos en 2 batallas, cruzó el Río Támesis (fue el primer romano en hacerlo). Esto colocó a la isla de Britania en la historia escrita por vez primera. Producto de eso escribió su inmortal obra “De Bellium Galliæ” (La Guerra de las Galias), libro donde se menciona por vez primera a los druidas.
Reformó el calendario romano, cambiando el inicio del año de Marzo a Enero, y tomando como base el calendario egipcio inventado por Cleopatra, los romanos abandonaron el calendario lunar por el solar, donde con pocas modificaciones es casi el mismo que usamos aun hoy.
El Senado bautizó el mes de su nacimiento con su nombre “Julio” (anteriormente se llamaba Quintil).
Fue asesinado producto de intrigas de Estado donde algunos romanos tuvieron el temor de que César se proclamara “Rex Romanorum” (Rey de los Romanos).
Se dice días antes de su muerte se presentaron toda clase de vaticinios advirtiéndole, hasta la misma esposa de él, Calpurnia, tuvo pesadillas la noche antes del asesinato.
Lo asesinaron entrando al recinto del Senado, de casi 40 puñaladas, e incluso uno de sus propios protegidos, Bruto, también lo apuñaló, a lo cual César en su agonía le preguntó –“Et Tu Brutus?” (Y tu también Bruto?). Según algunos cuentan, su cuerpo cayó tendido a los pies de la estatua de Pompeyo, su gran rival muerto años atrás.

Parece que las maldiciones romanas persigue más allá de la muerte… 


viernes, 14 de marzo de 2014

Conceptos Básicos de Nuestra Fe

La creencia se fundamenta en 12 Dioses principales, los "Dii Consentes" luego siguen otros 10 Dioses que son importantes pero no están dentro de la corte celestial de los Dii Consentes, luego sigue una veintena más de Dioses secundarios y un número similar de Deidades locales, familiares y hasta personales.
Entre las deidades locales están los famosos "Genios". Los genios pueden ser los de una ciudad en específico, una familia como el caso de los Lares, Manes y Penates, hasta el "Genio Personal" que es el de uno, el que nos acompaña desde el momento del nacer hasta la muerte, (de ahí supongo que la Iglesia tomó el concepto de ángel de la guarda).

La religión se basa en la "Pietas" que es la devoción a los Dioses y en la "Religio" (pronunciado reliyio) que es la práctica constante del ritual o del convenio entre los Dioses y el Hombre. En conjunto la Pietas y la Religio conforman al Cultus Deorum (Culto de los Dioses)

Pietas no debe de confundirse con “piedad extrema” o “ser un santurrón” pues la atención constante y extrema a los Dioses, no era bien vista por los romanos tampoco, pues era catalogada como “supertitio” o sea que se ha pasado de la raya en la practica religiosa, cayendo en el fanatismo y la superstición. (Como hicieron los cristianos, que se les acusó de “Supertitio Malefica”)

Hay dos formas de practicar el Cultus Deorum, una es la Sacra Privata (culto domestico) y la Sacra Publica (culto estatal)

Sacra Privata es practicado en la privacidad del hogar donde el Pater Familias, o sea el hombre mayor de la familiar o la cabeza de familia hace las funciones de Sacerdos Familae (El Sacerdote Familiar), a él están depositadas todas las responsabilidades del hogar tanto económicas como religiosas, es el encargado de realizar los rituales y festividades de la familia para con los Dioses.

Sacra Publica es la practicada por el estado, los grandes festivales, en los templos y por funcionarios del gobierno como los magistrados, pontífices y demás, es responsabilidad del gobierno el mantener la paz entre el Estado y los Dioses.

De estas dos formas de culto, solo sobrevive la Sacra Privata, pues es la única que por el momento se puede realizar, ya que el número de Cultores y Cultrixes en el mundo no alcanza ni para una pequeña ciudad, como para movilizar un número tan grande de personas ni recursos.

De todas formas el Cultus Deorum actual lo que pretende es retornar a las verdaderas raíces de la religión romana, a la época anterior a los grandes templos, y más bien remontándose a la época casi mítica de la fundación de Roma como una pequeña aldea de pastores guerreros, cuyos Dioses estaba representados en las fuerzas de la naturaleza, y cuyos templos no eran más que un círculo trazado en el campo o en las encrucijada de los caminos rurales.

La región actual se basa mucho en las practicas domesticas romanas, pues estas fueron las iniciales, en la Roma primitiva solo existía el culto doméstico, el culto a los espíritus de la naturaleza, los Dioses que no tenían ni forma ni rostros, solo eran fuerzas a los que llamaban Numina. Mucho antes de que la sofisticación griega invadiera la religión romana, este era el culto que se practicaba, el culto a los Lares Familiares también, que son los espíritus de los ancestros de la familia.

La religión romana se centra mucho en la familia más que en el individuo, el culto a los muertos, antepasados e incluso el culto a la tierra en donde se habita, a la casa misma y hasta al fuego dentro de la cocina todo es sagrado. Los Dioses conviven con nosotros dentro de nuestra propia casa, no en un lejano templo hecho de piedra a escuchar lloriqueos y suplicas de la gente.

Ellos conviven en el día a día con nosotros. Saben las preocupaciones de ama de casa, las luchas del padre para traer el sustento. Las metas y luchas de los hijos por abrase paso en la vida. Los Dioses saben a qué huele nuestro pan en el horno, que tipo de comida nos gusta, que objetos atesoramos en nuestros armarios. Así son los Dioses Romanos.
 Así los percibían ellos y así es como los Cultores debemos de hacerlo y de enseñarlo.

La religión romana se caracteriza también por ser ortopractica y no ortodoxa.

En la ortodoxia, una religión está sujeta a una serie de lineamientos casi inamovibles e inalterables donde el hombre debe de ajustarse a estos lineamientos así como su estilo de vida y demás, sin importar las necesidades de este, o de las particularidades de su situación tanto personal como social. Un ejemplo claro son las religiones abrahánicas o uno más quizás más conocido por nosotros sería la Wicca Gardneriana y demás tradicionalistas de corte hermético.

En la ortopraxia una religión debe de ser pragmática, o sea ajustarse a las necesidades del hombre, para que sea acorde al lugar y época en que se encuentra. Ese paradigma es el que nos da la base para que el Cultus Deorum se pueda adaptar correctamente al mundo moderno de hoy, sin perder nunca su esencia, donde se ha dejado de lado la idea del sacrificio sangriento por el de sacrificio personal y simbólico. Donde las ofrendas de sangre fueron substituidas por libaciones, vegetales, frutos, semillas y otros alimentos.

Bajo ningún concepto esto debe de ser confundido por eclecticismo, el adoptar cosas externas está prohibido, es solo buscar equiparar lo ya existente en el culto romano. Esto quiere decir que se permite el sincretismo religioso pero desde la base teológica romana y desde el punto de vista de buscar una equivalencia de lo externo con lo que ya se tiene dentro.

sábado, 1 de marzo de 2014

Feliz Año Nuevo Romano!

El día 21 de Abril del año 753 a.C. es fundada según la tradición una aldea a orillas del río Tiber, llamada Roma. Fue fundada por uno de los legendarios gemelos Romulo y Remo. Se le atribuye a Romulo el fundador de Roma y de ser su primer rey. Es justamente a partir de esta fecha en que arranca el calendario romano donde los años eran contados "ad Urbe condita" o sea desde la fundación de la Ciudad (de Roma).
Durante la época monárquica y la republicana, el año romano iniciaba el 1° de marzo justo con el inicio de la primavera, de ahí el nombre de los meses según su orden desde marzo: septiembre (7°mes) octubre (8°mes) noviembre (9°mes) diciembre (10°mes) etc. Julio  fue llamado así en honor al mes de nacimiento de Julio César y Agosto en honor a Augusto, el primer emperador. Estos mese antiguamente tenían el nombre "Quintil" (5°mes) y "Sextil" (6°mes) respectivamente. 
En el caso de enero "januarius" su nombre debía al dios Jano, Dios de los inicios y finales, cuyo día principal era el 1° de enero, día por el cual los funcionarios de la administración pública tomaban su juramento para asumir sus cargos, algo similar a nuestro 1° de mayo con los diputados de la Asamblea Legislativa. 
Con febrero tenemos que estaba dedicado a las diosa "Februria" Diosa de la frutas y de la muerte pues era justamente cuando muchos de los animales débiles morían a causa de la parte más cruda del invierno. Los romanos consideraban a Febrero un mes "nefasto" por tanto acortaron su duración restandole días, de ahí que solo tenga 28 días.
Fue a finales de la época republicana e inicios del periodo imperial donde se cambió la fecha de inicio de año al 1° de enero, y así permaneció para el resto de la historia romana y posteriormente la de occidente entero hasta nuestros días.