martes, 22 de abril de 2014

La Fundación de Roma desde el punto de vista Histórico

Toda la historia primitiva de Roma esta envuelta en la leyenda y el misterio pues es poco lo que se sabe de su fundación, aparte de eso que muchos de los registros históricos fueron destruidos durante la ocupación y saqueo de los celtas en el 390 a.C. es después de esa fecha en que la historia romana comienza a tener una base sólida y firme, pues luego de ese saqueo, ningún ejercito extranjero volvería a poner pie en Roma durante los siguientes 800 años, eso contribuyo a mantener con facilidad los registros y documentos históricos casi intactos.

La fundación de Roma desde el punto de vista histórico:

Al rededor del año 1000 a.C. llegan a Italia unas tribus bárbaras provenientes del centro de Eurasia, eran parte de la gran familia de tribus indoeuropeas, a estas tribus que llegan a Italia se les conoce como pueblos itálicos o también como los “Villanoveses”, nombre de un suburbio de la ciudad de Villa Nova en el norte de Italia.

Cuando los villanoveses llegaron a Italia, invadieron, ocuparon y destruyeron a las antiguas tribus que ahí vivían, o bien se mezclaron con ellas, de hecho los recién llegado eran tan barbaron como los que ya estaban en Italia con la diferencia que tenían un adelanto tecnológico que jamás había visto toda Europa… ese adelanto se llamaba “Hierro” un metal oscuro y muy fuerte que podía perforar los escudos de bronce con suma facilidad. Fue en esa misma época en que todo el mundo comenzó a llegar a Europa pues los germanos y celtas también venían en la misma oleada que en cada milenio se repetía.

Entre los villanoveses o itálicos se fueron subdividiendo en grupos más pequeños con forme se fueron asentando, entre ellos los Umbríos, Samnitas, Campanios, Latinos, Lucanios, Oscos y Sabinos.
En el 900 a.C. aparecen los etruscos, en el norte del centro de Italia, aun no se sabe de dónde, pues no tenían parentesco con los pueblos itálicos ni mucho menos con los indoeuropeos, aun son un misterio para los historiadores. Solo se sabe que su civilización era muy avanzada y organizada en ciudades-estado muy grandes.

En Italia Central se encuentra la región del Lacio (Latium) y cuyas tribus que la habitaban hablaban una lengua común. El Latín. La frontera norte del Lacio era el río Tiber, donde colindaban con Etruria, fue en esa frontera en la margen derecha del río, del lado latino donde se funda una aldea llamada Roma. Es un pequeño valle con 7 colinas o lomas, a saber son el monte Palatino, el Capitolino, el Celio, el Viminal, el Quirinal, el Aventino y el Esquilino.

En sus inicios Roma era solo un grupo de asentamientos de pastores que aprovechaban la seguridad que brindaban las colinas del lugar para resguardarse de atacantes foráneos, lo más probable es que con el tiempo diversos asentamientos en las colinas comenzaran a crecer hasta fusionarse unos con otros y así conformar la verdadera ciudad de Roma. También se cree que como a inicios Roma era considerada una ciudad etrusca debido a que estaba en la frontera con Etruria, era más bien un puesto avanzado o una incipiente colonia etrusca en el Lacio, pero que con el tiempo se fue latinizando lentamente hasta adquirir una cultura hibrida entre etruscos y latinos. Pero en realidad muchos historiadores coinciden en que Roma fue en realidad una ciudad latina como las demás pero que fue luego derrotada en combate y tuvo que aceptar la imposición de una aristocracia Etrusca, así pues tenemos que por los menos 3 de sus legendarios 7 reyes se les reconoce claramente como etruscos y que la abolición de la monarquía con la expulsión del último rey, no se deba tanto a un intento de instaurar una democracia sino más bien una especie de rebeldía nacional contra la dominación de los etruscos.

Detengámonos un momento y observemos el panorama del mundo Antiguo en le momento de la fundación de Roma en el 753 a.C. Y es que por aquel entonces Italia Central era casi tan salvaje como lo eran Galia, Britania y casi la misma Germania, no había ninguna señal que indicara que ahí se gestaría la civilización. En ese momento las grandes civilizaciones de oeste a este eran, Egipto en el noreste de África, donde las mismas pirámides ya eran viejas con casi 3000 años de antigüedad, luego más al este estaban los Reinos de Israel y Judá donde pronto serían conquistados por el Nuevo Imperio Asirio, que estaba en expansión al norte de Mesopotamia. Luego si damos la vuelta en U y nos vamos al noroeste nos encontramos con el Reino de Ligia en Asia Menor y más al oeste está Grecia, quien estaba a punto de iniciar su Edad de Oro, pues solo un par de años antes los famosos Juegos Olímpicos acababan de ser fundados y ya los griegos se aventuraban por el Mediterráneo y el Mar Negro como expertos navegantes y fundando numerosas colonias en sus costas. Mucho más al oeste estaba una de las colonias fenicias más importantes, era Cartago, reina de los mares y el comercio en el Mediterráneo Occidental. Al norte, muy al norte, los celtas llevaban una lenta pero firme expansión hacia la Galia y pronto invadirían Hispania, en Britania e Hibernia aun vivían las viejas culturas del "Vaso Campaniforme" y que en siglos más tarde serían destruidas por la invasión de los celtas desde el continente. En Germania el núcleo de población germana apenas daba sus primeros pasos fuera de la península de Jutlandia e iniciaban su lenta colonización de las tierras situadas al norte de ellos a las que llamarían Escandinavia.

Esa era la situación en el Mundo Antiguo en el 753 a.C. al momento de ser fundada Roma, nadie se percató en lo más mínimo sobre ese asunto, pasó inadvertido. Ni los egipcios, ni los griegos, judíos, cartagineses y celtas tuvieron noticias de este insignificante hecho, jamás imaginaron que en menos de 5 siglos todos sus descendientes serían conquistados y gobernados bajo un único gobierno creado por los descendientes de aquella aldea. Ni los romanos mismos sabían a donde los llevaría el futuro, ni se habían propuesto el dominar al Mundo Antiguo, fueron más bien una serie de accidentes y de guerras en principio defensivas contra enemigos muchas veces más poderosos, lo que llevo lentamente al proceso de conquista de territorios cada vez más grandes.

Esta pequeña aldea de Roma, y sus habitantes de habla latina fueron los primeros romanos. Eran primitivos pastores guerreros que combatían frecuentemente para defender sus tierras y sus siembras de las demás tribus latinas. Aquellos primitivos y toscos pastores jamás se imaginaron que de su miserable aldea surgiría el imperio más grande y poderoso que el Mundo Antiguo haya conocido.

Pero "no todo lo que brilla es oro", a menudo los historiadores romanos de épocas imperiales trataron de ocultar muchas veces capítulos vergonzosos de la historia romana donde se haya visto derrotada y conquistada por el enemigo, maquillando todo de tal forma que siempre pareciera que aunque no triunfara, por lo menos empataba o quedaba en buenos términos con el enemigo. Pero la historia ya nos ha demostrado en varias ocasiones que los primitivos romanos recibieron verdaderas palizas de sus enemigos y vecinos latinos, muchas veces más grandes y numerosos que ellos. Es 100% probable que las ciudades vecinas de Etruria, más grandes y poderosas miliarmente que la pequeña Roma, la hayan sometido a tributo en muchas ocasiones, o que en varias oportunidades las ciudades latinas hermanas les haya ganado la batalla. Hay evidencia histórica firme y contundente que ya en una época más avanzada Cuando Roma ya era una verdadera ciudad, los celtas provenientes del norte la conquistaron y la ocuparon en el 390 a.C. donde Roma fue obligada a pagar tributo casi de rodillas. (claro los historiadores romanos luego cuentan que milagrosamente se revelaron y expulsaron heroicamente a los celtas de la ciudad) pero lo que en realidad pudo haber ocurrido es que los celtas ya cansados de tanto saqueo y al ver que ya no tenían más que sacarles a los atormentados romanos, abandonan la ciudad para buscar otras ciudades latinas y etruscas más ricas, que saquear.

Como sea que haya sido, la cosa es que a Romulo se le atribuye el título de ser el primer “Rey” de Roma, luego fue sucedido en el 717 a.C. por Numa Pompilio, a quien se le atribuye ser el fundador de la religión romana y al que muchas veces se le ha llamado el “Salomón de los Romanos” pues fue el primero en construir templos y en establecer el Cultus Deorum. En el 673 Tulo Hostilio se convierte en el tercer rey de Roma. Luego viene en el 641 a.C. Anco Marcio como Cuarto Rey, con él termina los reyes de origen latino y Sabino. En el 616 a.C. es elegido Tarquino Prisco como quinto rey el primero de origen etrusco. En el 578 a.C. es asesinado Tarquino Prisco y es remplazado por Servio Tulio como sexto rey de Roma, luego en 534 es también asesinado Servio Tulio, donde es elegido para el trono a Tarquino el Soberbio apodo por el cual se le conoce por su soberbia y prepotencia que al final propician la rebelión del pueblo romano que en el 510 a.C. termina con la expulsión del séptimo y último rey de Roma, desde entonces los romanos instauran una forma de gobierno democrático encabezado por un grupo de 300 ancianos de las familias más viejas al que llamaran “El Senado” de “Senetus” = “Anciano” y con el Sanado nace la “Republica Romana”, que duraría hasta el 27 a.C. cuando Augusto se proclama como primer emperador de Roma, dando así origen al Imperio Romano.

lunes, 21 de abril de 2014

Un día como hoy 21 de Abril

Según la leyenda un día como hoy, 21 de Abril pero del año 753 a.C. (hace 2767 años) es fundada a orillas del Río Tiber, una pequeña aldea etrusca poblada por pastores guerreros.
Hoy en honor a su celebración de cumpleaños les traigo un breve resumen sobre la leyenda de su fundación. Luego en otro post pondré el “otro punto de vista”, el histórico sobre este peculiar hecho.

Ojala les entretenga:

La leyenda nos cuenta que luego de la destrucción de Troya, un pequeño grupo de sobrevivientes lograron escapar a tiempo de la destrucción y se embarcaron a los mares en busca de un nuevo sitio a donde asentarse y fundar una nueva ciudad, ese grupo de troyanos era encabezados por Eneas, de quien se decía era hijo de la Diosa Venus. Eneas junto a sus hombres navegaron por mucho tiempo por los mares donde vivieron muchas peripecias y desventuras, se detuvieron un tiempo en la Fenicia Cartago donde conoció a la reina Dido. Al inicio todo marchó bien y hasta estuvo a punto de casarse con ella, pero su destino era encontrar un lugar propio para su pueblo, no ser huéspedes de una reina, así que Eneas decidió continuar con su búsqueda de un nuevo lugar para su pueblo. Se marchó de Cartago, donde desconsolada la reina Dido se suicida. Más tarde una tempestad arrojó el barco de Eneas a las costas de una tierra extraña, llamada “Italia” allí los troyanos se adentraron en los dominios de un rey llamado “Latino” y de cuyo nombre tomó la región que gobernaba: “El Lacio”. Pronto estalló un combate entre los troyanos invasores y los aborígenes, finalmente al ver lo buenos guerreros que eran los troyanos el rey Latino concertó una tregua con Eneas. Al escuchar el triste relato de todos los sufrimientos que pasaron Eneas y sus hombres luego de perder su patria, el rey Latino se compadeció de ellos y les invito a quedarse a vivir con ellos y para que Eneas no se sitiera como un extranjero le ofreció a su hija Lavinia en matrimonio y así la sangre de los troyanos se uniría a la de los latinos. Luego de eso Eneas para no incomodar mucho a su suegro decide fundar una ciudad con nombre de “Lavinia” en honor a su esposa. Al poco tiempo de este matrimonio nace un hijo al que le llamaron Ascanio.

Tiempo más tarde se fue consolidándose la unión entre los troyanos y los aborígenes del Lacio hasta aplicar el nombre de “latinos” a todos por igual. Luego de esto, Turno el rey de los rútulos (otra tribu italiana) se levanta en armas contra Latino y Eneas, pues la princesa Lavinia le había sido prometida a él primero y consideraba que Eneas siendo extranjero había usurpado su derecho. En la batalla que sobrevino los latinos salen victoriosos pero el rey Latino perde la vida. Turno y los rútulos al ser derrotados buscan alianza con Mecencio, rey de los poderosos etruscos que gobernaba en la ciudad de Caere que era grande y rica. Nuevamente surge una segunda batalla donde Eneas sale victorioso, pero finalmente muere. Lavinia al verse viuda y no tener más el aparo de su padre, decide tomar la regencia del reino con firmeza mientras su hijo Ascanio alcanza su mayoría de edad. Se dice que durante los años en que ella gobernó, su fuerza de carácter fue tal que ni los etruscos ni los rútulos osaron invadir los territorios que fueron de su padre y de su esposo, preservando así el Estado Latino para su hijo Ascanio. Finalmente logran concertar un tratado donde se fija la frontera en el rio Albula (hoy Tiber) y de ahí en adelante esa sería la frontera entre los etruscos y los latinos.

Al crecer Ascanio y ver que su madre había administrado también su reino y hacer muy prospera su ciudad, deja para ella la ciudad de Lavinia, para que la gobierne a su comodidad, mientras que él decide fundar otra en las laderas de las colinas Albanas y como se extendía a lo largo de estas la nombró “Alba Longa”


 


Ascanio fue sucedido por su hijo Silvio, que de casualidad nació en el bosque, Silvio fue el padre de Eneas Silvio, quien a su vez engendró a Latino Silvio. El fundó varias colonias a lo largo de todo el Lacio extendiéndose así las tribus latinas. El sobre nombre del “Silvio” era común entre todos los reyes de Alba Longa, así tenemos pues que de Latino Silvio nació Alba Silvio, quien luego vino Atis, luego Capis, luego nació Capeto, de quien nació Tiberino, quien se ahogara en el cruce del río Albula y de ese hacho tomara el nombre de río Tiber. Luego vino su hijo, Agrippa, tras él su hijo Rómulo Silvio. Luego su hijo Aventino, cuyo santuario estaba en la colina que lleva su nombre y ahora es parte de la ciudad de Roma. Fue sucedido por Proca, quien tuvo dos hijos, Numitor y Amulio. A Numitor, el mayor, le legó el antiguo trono de la casa Silvia. Sin embargo su hermano Amulio usurpó el trono, expulsó a su hermano. Añadiendo crimen sobre crimen, asesinó a los hijos de su hermano y obligó a Rea, ultima hija del verdadero rey, a convertirse en virgen vestal, para que de esta forma con el cuento de horrarla, ella no diera hijos a la estirpe de Numitor. Pero un día por ese capricho de los Dioses, el Dios de la guerra, Marte descendió sobre ella y nacieron unos gemelos, Romulo y Remo, pero cuando el usurpador Amulio se entré de lo sucedido, envió a Rea a prisión y ordeno que los gemelos fueran arrojados al río Tiber. 
 
Como por providencia de los Dioses, en ese momento el Tiber había sufrido una gran crecida y estaba desbordado en sus orillas así que se decidió abandonar a los niños en una cesta, con la esperanza que la crecida del río bastara para ahogarlos, pero el destino ya estaba dado y la corriente los llevó lejos, encallando a 20 kilómetros antes de la desembocadura del río, para más tarde ser encontrados por una loba. La loba los amamantó y cuidó de ellos por un largo tiempo hasta que finalmente fueron encontrados por un pastor, quien los crió como sus hijos. Cuando Rómulo y Remo se hicieron adultos y supieron la verdad de su linaje, se alzan en armas contra el rey usurpador y le dan muerte, liberan a su madre de prisión y restauran a su abuelo Numitor en el trono de Alba Longa.

Después de eso los gemelos deciden fundar una ciudad propia pues consideraban a Alba Longa como una patria extraña. Así que deciden buscar una región más agreste cerca del campo donde ellos se criaron y fueron encontrados por la loba. Finalmente llegan al dicho lugar en las márgenes del río Tiber, pero surge una discusión entre los hermanos, pues Rómulo quería fundarla en el monte Palatino donde los encontró la loba, mientras que Remo quería fundar la ciudad en el monte Aventino a 800 metros al sur. Decidieron entonces consultar a los Dioses. Cada uno se marchó y se plantó en la cima de la colina que habían elegido a esperar los presagios con el amanecer. Tan pronto el alba iluminó el cielo Remo vio volar a 6 águilas, pero a la puesta del sol Rómulo vio 12 águilas. Remo alegaba haber ganado pues había sido el primero en ver las aves, pero Rómulo sostenía que sus aves eran más numerosas, de nuevo sobrevino una discusión fuerte en donde al final Rómulo mató a Remo. Posterior a eso inicio la construcción de la ciudad de Rómulo en el monte Palatino, ciudad a la que llamó “Roma” en su propio honor, dando por fecha el 21 de Abril su fundación.